• Siganos en:
Home Series

Seinfeld o Friends La gente está debatiendo cuál es la mejor comedia

Es una pregunta que las nuevas generaciones se hacen. ¿Qué comedia prefieres, Friends o Seinfeld? Es un debate de largo aliento, sobre lo bueno y malo de cada serie. Como giran en torno al tema moral, la ética, la amistad, el racismo, o cual se acerca más a la realidad.

No hay una respuesta "correcta", son series que tiene muchas interpretaciones. El debate continúa en foros de admiradores y plataformas de redes sociales en todo el mundo, sin una respuesta definitiva que se destaque.
  
Uno de los puntales de Seinfeld son sus diálogos, sus 4 personajes principales hablan al mismo tiempo. Todos recordamos cómo van las conversaciones en Seinfeld: un intercambio rápido entre el grupo con ingenio y un ritmo rápido. El diálogo del programa tiene ritmo, es poético, es un diálogo para los amantes del diálogo. Pero el diálogo de Friends no tiene ritmo, va y viene. Cuando los 6 personajes principales se encuentran, el dialogo se reduce a unos pocos, y el resto solo aporta algún comentario gracioso. Ni siquiera es realmente diálogo, es solo un medio de lanzar bromas. Los escritores de Seinfeld disfrutan el arte y la belleza del lenguaje. Eso puede sonar como una exageración o una complicación excesiva del uso del juego de palabras en una comedia de situación, pero en realidad no lo es. Ciertamente, en comparación con Friends, Seinfeld tiene un diálogo increíble.
  
Friends es una serie creada y fundamentada para que sus personajes nos caigan bien, que sintamos empatía por sus personajes, que los encontremos simpáticos, y nos creamos que pueden ser nuestros amigos. Asi que deben ser siempre buenos, y cuando se equivocan deben confesar sus pecados, y pedir perdón. Cada capítulo final tiene un final feliz, y por lo general un abrazo grupal cierra cualquier malentendido entre sus personajes.
En Seinfeld todo es distinto, sus personajes son antipáticos, 4 neoyorquinos que creen, como todos en esa ciudad que fue alguna vez la capital del mundo, que todo gira alrededor de ellos. Por extraño que parezca es una serie que recurre a la apatía de sus personajes. Son 4 indolentes personajes que no se detienen a pensar sobre sus acciones, y como pueden dañar a otros. Solo van en busca de lo que quieren.
 
Chicos Bonitos vs Chicos Comunes
Está claro que, a la hora de hacer el casting para encontrar los personajes de Friends, uno de los requisitos era que debían ser chicos hermosos, de buen porte, esbeltos… El prototipo de belleza que todo norteamericano tiene cuando busca pareja, aunque ellos mismos no calcen. Ver personajes bellos en la pantalla es aspiracional, y eso fue lo que los productores de Friends ofrecieron al gran público. Aquel requisito de belleza antes que talento, ha sido la norma de la industria norteamericana de series, hay un sin número de series basadas en la belleza del protagonista, pero ¿Alguien se acuerda de ellas? Baywacht por ejemplo. En el caso de Friends, y que la hace una serie de culto, es que estos actores a los que se contrató por su atractivo físico, sobre todo en el caso de Jennifer Aniston, resultaron con un gran talento para la comedia.
Los personajes de Seinfeld en cambio no resultaron de un casting de belleza, sino de talento. Son actores que dominan distintos matices de la comedia, decir una frase graciosa con el rostro más serio, como usar el sarcasmo, la ironía o mostrar el cinismo de sus personajes, no es cosa facil. No solo físicamente, sino en su carácter y temperamento estos amigos de Seinfeld si son más creíbles para todos, y más de uno a identificado a un amigo nuestro o un vecino. Son unos pendencieros de barrio. Esos que solo piensan en ellos, y en la juerga.
 
¿Son las mejores series? Si
Ambas series nacieron en la misma cadena de televisión, NBC. El público objetivo de Friends eran los jóvenes, menores de 30 años. Los de Seinfeld no tenían un claro público objetivo. Como el argumento de la serie, no hay forma de encajarla en un segmento generacional, económico o social, pero sin duda su humor era dirigido a un público mayor de 30 años.
 
Ambas series sin duda nacieron con un público objetivo, al que la publicidad y el marketing apuntaba como espectadores potenciales. En su momento fueron series populares para ese público objetivo, pero fueron arrastrando, temporada a temporada, nuevos fans, que ya no se reducían a jóvenes adultos, sino que como sucede hoy en día gracias al Streaming, ambas series han conseguido nuevas legiones de fans, que en este nuevo siglo si marcan diferencias.
Friends gracias al Streaming es popular entre adolescentes, y mantiene su público cautivo de jóvenes adultos, y adultos mayores (los jóvenes de los 90’s que hoy pasan de los 40’s). Mientras Seinfeld es sin duda popular entre adultos mayores, que entienden los gags noventeros de los personajes, algo que quizás un millennial será incapaz de entender. Sin duda el más beneficiado con el streaming es Friends que gracias a chistes simples, comunes, y su humor amable, puede mantener la empatía con un nuevo público  no solo en Estados Unidos, sino en el mundo, que no tuvo antes posibilidad de ver Friends.
El episodio final de Seinfeld fue vista en Estados Unidos por 76.3 millones de espectadores, mientras que el capítulo final de Friends llego a 52.5 millones de espectadores. Digamos que Seinfeld gano al final.
Si bien el humor de ambas series es distinto, su puesta en escena sobresale si la comparamos al resto de series post noventas. Salgo algunas excepciones, ambas series consiguen ser graciosas. Es un humor inteligente, va directo a nuestros sentidos, no pretende hacer el humor neoyorkino de Woody Allen, sino el humor cotidiano, con gags y situaciones que pudo pasarnos a nosotros, o que fantaseamos, por ejemplo, el capítulo donde Chandler se queda encerrado en un cajero del banco, durante un apagón, con una modelo, y es incapaz de conversar con ella. En otras son entornos conocidos, quien no ha tenido por ejemplo algún amigo con afanes de conquistador, quien termino siendo asaltado. Es lo que le pasa a George cuando es esposado en la cama de un hotel y robado por una mujer.
En los noventas solo estas series, podríamos añadir a Frasier, han sido las que cultivaron un humor que, en vez de menguar, por el cansancio de sus personajes o de sus guionistas, crecía. Una con la pretensión de dejar un mensaje altruista, Friends, y la otra a la que le interesa poco ser políticamente correcta, Seinfeld. Tan diferentes en su humor, tan diferente en las pasiones que despierta cada una en su público, más bien fans. Unos acusan a Friends de ser una serie de ñoños y otros a Seinfeld ser una serie vista por intelectuales pretenciosos.
  
Sino vio una u otra serie es hora que lo haga, sin ideas pre concebidas, sin el ruido que la fama de una y otra nuble su visión y oído, solo siéntese frente a su Smart Tv u otro dispositivo y disfruta. Son 9 años que estuvo al aire Seinfeld y 10 años Friends, asi que tiene mucho tiempo para perder el tiempo, y reír sin complejos.
 
Nos quedamos con unas líneas de la revista virtual GG que no pudimos resistirnos a publicar aquí:
Nadie puede negar las toneladas de talento y conocimiento del medio televisivo que encierra 'Friends'… Y a la que millones de personas en todo el mundo siguen recurriendo como si fuera el equivalente visual a una manta térmica: hace compañía, es agradable, siempre va a estar ahí cuando llegas a casa después de un duro día de trabajo y te apetece desconectar. Además, ha conseguido la proeza de ser, al mismo tiempo, viaje nostálgico para sus espectadores reincidentes y vistazo a un pasado idílico para los millennials que se acercan a ella por primera vez, ávidos de saber cómo eran las interacciones personales en los tiempos pre-smartphone. Estos seis amigos quedaban para interactuar en persona y se preocupaban los unos por los otros, hasta el punto de que ese era el estribillo de su sintonía. (https://www.revistagq.com
 


Déjanos tus Comentarios