• Siganos en:
Home Series

Muertos para mí entre la comedia negra el drama y la locura

Muertos para mí (Dead to Me) no es una simple comedia negra o thriller policial. Es sobre todo una buena reflexión sobre temas fuertes y complejos de nuestras vidas: duelo, amistad, reconciliación, aceptación, mentiras o perdón.

Una serie que se nos presenta como una comedia negra, pero avanzando los capítulos, asimilamos que estamos ante un drama, el conflicto de una madre, Jen, que pierde al hombre de la casa y debe lidiar con la crianza de dos hijos. Christina Applegate nos hace sentir el dolor y frustración de su personaje, ese vacío nocturno que vive por la muerte de su esposo. Sin embargo, rápidamente muta en un thriller policial, la protagonista se obsesiona por encontrar al conductor que arrollo a su esposo, e investiga por su cuenta. Y nuevamente el giro de la ficción se produce cuando Judy se introduce en la vida de Jen, Linda Cardellini, quien consigue un personaje vulnerable, pero demasiado histriónico, exagerado en su optimismo. Es tan bueno su papel que puede caer mal ese optimismo y su intromisión en la vida de la viuda y sus hijos. Sabemos de ante mano que ella oculta algo, podemos adivinar, pero nos sorprenderá de todos modos descubrir por qué ha aparecido en la vida de Jen.

Los primeros momentos del primer episodio no imagínanos lo que seguirá. Pero durante los siguientes episodios se instala la trama, los personajes se expanden, y la historia se diversifica: comedia negra, drama, thriller policiaco, drama psicológico o una serie de autoayuda, todo parece rondar en la serie.

Dead to Me podría aspirar a ser una hermosa reflexión sobre el dolor, la amistad, la infidelidad, la traición, la mentira o la aceptación. Pero va más allá, es un intento exitoso de escudriñar las psiques de dos personajes femeninos, en las que muchas mujeres pueden identificarse, sobre todo en el personaje de Judy, que es rico en matices. Comienza como una mujer segura de sí misma, que aborda a otra mujer en busca de amistad. Y vamos descubriendo en cada capítulo que esa fortaleza franqueada por su inalterable sonrisa y optimismo esconde a una mujer insegura, que puede ser manipulada por su ex pareja como por la misma Jen.

Muy recomendable esta serie, que escapa al estándar que podemos encontrar en el streaming actual. No perderse esta primera temporada, y aguardar la segunda temporada ya confirmada por Netflix.


Déjanos tus Comentarios