Ver Estadisticas de la Evolución de COV19
Home Patria Laica

Miercoles 18 de Diciembre del 2019

El Papa Francisco acaba con el secreto pontificio el fin de la impunidad


La nueva norma Vos estis lux mundi permite a las autoridades eclesiásticas cooperar con la justicia y prohíbe coludirse para mantener en secreto los casos de abusos sexuales


 El Papa Francisco acaba con el secreto pontificio el fin de la impunidad   El Papa Francisco acaba con el secreto pontificio el fin de la impunidad

La noticia remecio el mundo catolico, el Papa Francisco abolio el requisito del secreto pontificio para los casos de abuso sexual clerical significa que la cooperación sólida con las autoridades civiles es ahora una piedra angular no solo de la práctica de la Iglesia, sino también de la ley eclesiastica.
Esa es una distinción importante, porque en los EE. UU. Y en otras partes del mundo católico, el secreto pontificio ya había sido reinterpretado por obispos y abogados canónicos para permitir tal cooperación, vista como esencial no solo en interés de la justicia sino también para evitar Iglesia de estar expuesto a responsabilidad civil y penal.
 
Como resultado, si bien el arzobispo maltés Charles Scicluna tenía razón, en cierto sentido, al llamar a los cambios del martes un acontencimiento "que hará historia", no cambiarán mucho operacionalmente en la Iglesia estadounidense.
  
Es probable que el cálculo sea diferente en otras partes del mundo. Por ejemplo, Juan Carlos Cruz, un sobreviviente de abuso a manos del sacerdote pedófilo más famoso de Chile, considero que esta medida adoptada en favor de la verdad es un cambio radical para su país: "Todos estos las excusas de los obispos chilenos y otras partes del mundo y la Curia han terminado ", dijo." Hoy es un día importante en la transparencia y la justicia para las víctimas ".
 
Para la mayoría de los católicos estadounidenses, el país que más denuncias civiles registra contra el clero por obstrucción de la justicia, sera un primer paso para acabar con la impunidad y abrir una nueva etapa de cooperación entre la iglesia y la justicia. Las altas esferas del clero estadounidense han sido acusadas por décadas por el delito de encubrimiento, lo que en el futuro puede significar sanciones para los funcionarios que estaban en condiciones de prevenir el abuso o castigar a los abusadores, y que no actuaron.
 
Como observó el obispo Juan Ignacio Arrieta del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos del Vaticano, el levantamiento del secreto pontificio se aplica no solo a los casos de abuso clerical, sino también "Conducta de autoridades eclesiásticas que tendieron a silenciar o encubrir" informes de abuso.
La aplicación más inmediata de un nuevo espíritu para enfrentar el encubrimiento y el crimen, y uno de particular interés para los estadounidenses, sería el caso del ex cardenal y ex sacerdote Theodore McCarrick.

Han pasado 437 días, lo que significa un año, dos meses y 12 días, desde que el Vaticano emitió un comunicado diciendo que Francisco había ordenado "un estudio exhaustivo de toda la documentación presente en los Archivos de los Dicasterios y oficinas de la Santa Sede con respecto a el cardenal McCarrick, para determinar todos los hechos relevantes, ubicarlos en su contexto histórico y evaluarlos objetivamente”.
 
Los resultados de ese estudio, según la declaración, se presentarían "a su debido tiempo". Citando una frase de Francis durante su viaje de 2015 a los Estados Unidos, la declaración decía: "Tanto el abuso como su encubrimiento ya no se pueden tolerar, y un trato diferente para los obispos que han cometido o encubierto el abuso representa una forma de clericalismo que ya no es aceptable".
  
Los últimos rumores indican que es probable que el estudio se publique después de las vacaciones, en algún momento del año nuevo. Las fuentes involucradas en la redacción también advierten que es poco probable que El Vaticano presente una prueba irrefutable de las responsabilidades de McCarrick. Tanto El Vaticano como la curia en los Estados Unidos, tenía cierto conocimiento de la mala conducta de McCarrick y participó activamente en una campaña para encubrirlo.
 
Ahora que se ha enmendado el derecho penal de la Iglesia, la próxima prueba de reforma será si las medidas de responsabilidad por debajo de la sanción penal se diseñan para ajustarse a los casos en los que puede que no haya habido ninguna intención nefasta, pero donde el sistema se averió.
Analicemos lo que hizo con McCarrick: a pesar de décadas de murmurar sobre acontecimientos potencialmente inapropiados, o al menos una conducta que debería haber levantado la bandera roja, McCarrick se mantuvo en la cima del poder eclesiástico durante la mayor parte de dos décadas. No lo hizo solo: su ascenso a la cima y su permanencia allí se produjo con la ayuda de otros y, hasta la fecha, esas otras partes no han enfrentado consecuencias públicas.
 
La legislación del martes, por lo tanto, era una forma importante de consolidar lo que ya era la mejor práctica en algunas partes de la Iglesia, haciéndola universal e irreversible. Por esas razones, marca un hito importante.
 
Lo que estos cambios no garantizan es garantizar que El Vaticano, un estado independiente, con su propio sistema de justicia, comience a actuar de oficio y a perseguir a las ovejas negras de su congregación global que siguen perpetrando abusos a menores, que son ocultados por sus superiores.

 
Mientras la iglesia no asuma que la pedofilia no es un acto aislado, sino un problema que puede dañar las mismas estructuras de la iglesia, esta seguirá mirando de reojo los distintos casos de pedofilia. Y este punto final del secreto pontificio solo será una luciérnaga en la oscura noche, nada importante. La iglesia hasta ahora solo se ha visto perjudicada en lo económico, y ha perdido credibilidad, pero no ha resquebrajado su poder sobre cientos de millones de católicos en el mundo. Es hora que el rebaño actue cuando sus pastores los conducen al precipicio.

Fuente: CRUX http://www.osservatoreromano.va/es 


Déjanos tus Comentarios