La única forma de proteger la democracia es con la verdad
Home Mundo

Miercoles 04 de Marzo del 2020

Evo Morales postula al Premio Nobel de la Paz, ¿y los muertos que provoco su cuarta reelección?


Puede un estadista, que gobernó poco más de 13 años Bolivia, que cambio a su antojo la Constitución, que contradijo al mismo pueblo que el decía defender, cuando por medio de un referéndum le negó una cuarta reelección, ser considerado un hombre de Paz


Evo Morales postula al Premio Nobel de la Paz, y los muertos que provoco su cuarta reeleccin Evo Morales postula al Premio Nobel de la Paz, y los muertos que provoco su cuarta reeleccin

El argentino Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz en 1980, ha   propuesto a Evo Morales para el premio de este año. Esquivel señaló:

“Es un honor para mí comunicarles que he postulado al compañero Evo Morales Ayma al Premio Nobel de la Paz del año 2020.
Nuestra querida hermana Bolivia, la más empobrecida de América del Sur, en 2019 fue declarada por la ONU como país de Desarrollo Humano Alto por primera vez en su historia. No fue casualidad. Desde el año 2006 el primer Presidente indígena de la historia de América encabezó un proceso plurinacional, revolucionario y no violento, que marcó un antes y un después en la vida de los bolivianos y las bolivianas”.

 
Recalcó que “El modelo de país con igualdad, justicia social y soberanía que lideró Evo debe ser reconocido internacionalmente”. Esquivel también presento la candidatura al Premio Nobel de 2019, al expresidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, cuando estaba en prisión en Curitiba.
 
Esquivel sostuvo que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, lleva a cabo “una acción golpista” hacia Bolivia y exigió elecciones libres y transparentes en el país andino. Asimismo, exhortó al comité que examina el premio que en este caso lo tomen como “un reconocimiento internacional” por su “modelo social de Paz y no violencia”.
 
“La democracia está en riesgo en nuestra región y no podemos estar en silencio. No podemos permitir la dictadura cívico-militar boliviana con su odio racial, ni la acción golpista de la OEA en manos de Luis Almagro. Queremos elecciones libres y transparentes en Bolivia, el fin del exilio forzado de Evo Morales, y el reconocimiento internacional a este pueblo plurinacional por su exitoso modelo social de Paz y no violencia”.
 
Adolfo Pérez Esquivel fue reconocido en 1980 con el Premio Nobel de la Paz, por su lucha contra el régimen militar que impuso desde 1976 un régimen de terror, con detenciones forzadas, torturas, asesinatos y desaparición de argentinos “incomodos” para la dictadura. Fue un espaldarazo al movimiento que el encabezaba que luchaba por acabar con aquella persecución política que dejo decenas de miles de asesinatos politicos en la Argentina.

Esquivel hace mención en su carta de postulación a esa lucha que el libro contra las dictaduras:

“En 1980 recibí el Premio Nobel por nuestra lucha contra las dictaduras latinoamericanas, articuladas entre sí por la Operación Cóndor que dirigía Estados Unidos”.


Vuelve al viejo estribillo latinoamericano de que todos nuestros males son culpa de los Estados Unidos, no de nuestros politicos y militares corruptos. Lo más lamentable es que en su carta haya obviado que a raíz de su anti constitucional cuarta postulación y autoproclamada victoria en las elecciones presidenciales del 2019, se desatarían enfrentamientos politicos entre simpatizantes y opositores a Evo Morales, que, según la Defensoría del Pueblo de Bolivia, provocaría la muerte de 32 bolivianos, por la violencia desatada tras el fraude electoral y la renuncia de Evo Morales.

Ni Etico, Ni Moral
Le darán el Nobel de la Paz, a un ex presidente que, como los viejos dictadores del pasado latinoamericano (Rafael Trujillo el dictador dominicano, se reeligió varias veces en República Dominicana), buscaba perpetuarse en el poder.

Esquivel no hace mención a que Evo Morales cambio la constitución de su país para poder reelegirse, como lo hizo Carlos Menem, Hugo Chavez o Alberto Fujimori.

Cuando estaba en su tercer mandato consecutivo como presidente, los partidarios de Morales convocaron un referéndum para modificar la Constitución nuevamente con miras a permitirle buscar un nuevo período en 2019, pero la propuesta fue rechazada por la mayoría de los electores por un estrecho margen. Sin embargo, poco después un fallo judicial lo habilita para postular nuevamente. Asi que podemos decir que Morales impuso su cuarta candidatura, busco todos los medios para volver a postular, y lo consiguió. 

Si, Morales, como cualquier dictador latinoamericano, aprovecho su poder dentro del Estado boliviano, para cambiar una y otra vez las reglas electorales, y perpetuarse en el poder. ¿Se puede confiar que los órganos electorales bolivianos, no hayan sido infiltrados por “amigos” de Evo? Ante la duda, lo ético y moral, lo que un hombre apegado al derecho y al bienestar de su pueblo debía hacer era no postular por cuarta vez, pero lo hizo, a sabiendas que aquello desataría las iras de su pueblo, que quería un cambio después de casi 14 años en que Evo Morales gobernó.

Si el argumento de Esquivel es que con Evo Morales la pobreza retrocedió, por primera vez en la historia boliviana, deberían entonces haber mantenido los cubanos el régimen de Fulgencio Batista, que se jactaba de que con él Cuba tenía los niveles más bajos de pobreza y desempleo en Latinoamérica en los 50’s. 


Déjanos tus Comentarios