• Siganos en:
Home

La Primera Tentación de Cristo un exitoso caso de marketing inverso

Como siempre ha sucedido en la historia de la cristiandad, cualquiera puede interpretar que es cristiano y que es diabólico, dependerá de la percepción de un papa, un cura o un beato para interpretar si un libro o una pintura ofende la figura de Jesús. Y aquellas interpretaciones humanas motivaron grandes masacres, enviaron a la hoguera a blasfemos, y condujeron a la cárcel y a la tortura a miles de personas. En nombre de la santidad de dios se han cometido las mayores bajezas humanas.

Hoy en tiempos de streaming y redes sociales, el panorama es muy distinto, nadie se atrevería a enviar a la hoguera a un blasfemo, pero si desubscribirse de Netflix. Si, la humanidad, por lo menos en el mundo occidental ha avanzado mucho. Y la prueba es que, a diferencia de los países musulmanes, nadie corre peligro por satirizar al dios cristiano.

No sucede lo mismo si te metes con el dios musulmán, ala. Eso si es un caso serio. Lo demuestra un pasaje de la comedia, Jesús se reúne con otros dioses, y alguien pregunta por ala, que no aparece. Ni el más valiente humorista occidental después de la matanza de Charlie Hebdo caricaturizaría a ala.

Punto para la cultura occidental cristiana, aunque cada vez hay menos cristianos militantes. En Europa y las Américas dejamos hace mucho los crímenes de odio religioso. Hay grupos minúsculos de fanáticos religiosos, pero son inofensivos.

Sin embargo, hay una ironía en este boicot contra Netflix y los comediantes de Porta Dos Fundos, quienes censuran la película, que no dura más de 45 minutos, parece que no la vieron. Solo los ofendió el tema que trata, la sátira, el humor. De haber visto la película hubieran entendido que, aunque es una sátira la moraleja cristiana se impone. Dios es tentado por el diablo, se resiste y lo vence. Si, La Primera Tentación de Cristo, parte de una realidad bíblica (escribimos bíblica no histórica), Jesus es tentado por el diablo durante los 40 días que permanece en el desierto.

Si la vemos como sátira cumple su cometido, divierte, como siempre sucede cuando se tocan personajes históricos, cuando se les ridiculiza, y se los humaniza. En la comedia Cristo celebra sus 30 años de vida, y dios le comunica que tiene que cumplir la misión de llevar su palabra al mundo, ser el mesías. EL diablo entonces intenta tentar a dios, transformándose en un amigo.

En esta sátira la comunidad que peor sale parada, no es la cristiana, sino la comunidad Gay. El amigo de Jesus es gay, al que conoce en el desierto, y lo lleva a su casa. Al final descubrimos que el amigo de Jesus es el diablo. Si los comediantes brasileños juegan, se mofan del estereotipo homosexual. ¿Alguien escucho a organizaciones LGTB, esas que quieren homosexualizar el mundo, protestando? ¿El lobby homosexual se ha pronunciado? Por supuesto que no.

Si lo que buscaba Netflix y los comediantes de Porta Dos Fundos era llamar la atención, lo ha conseguido hoy su sátira navideña es tendencia mundial, y nadie, ni cristianos, ni ateos se perderán ver esta comedia, llevados por el morbo o solo curiosidad. Aquello se llama Marketing inverso, y es usado por muchas empresas para promocionar sus productos llamando la atención del consumidor por otros medios, como el escándalo.

Si, el escandalo desatado en redes ya aseguro el éxito de netflix y de la película. Serán muchos los que salgan de la plataforma de vídeos, pero muchos más conocerán la existencia de Netflix y su oferta de películas y series ilimitada.

Los fundamentalistas cristianos son buenos en marketing, pronto HBO, Telemundo, Disney Channel recurrirán a ellos para promocionar sus producciones. Colectivos como: Con mis hijos no te metas, saben cómo convertir un fracaso de la taquilla, en un éxito. Solo usen las palabras claves: homosexual, identidad de género, y comunismo, y tendrán un éxito asegurado en streaming.

  • Fuente:

Déjanos tus Comentarios