Home

Introducción a Richard Dawkins, el ateo militante


Richard Dawkins es un ateo que predica por el fin de las religiones. Cree que debemos combatir la superchería religiosa, acabar con mitos y dogmas que nos hacen olvidar nuestra condición de seres humanos, y perennizan la idea de que no somos todos iguales. La religiones nos hacen creer que somos distintos al resto de habitantes de este planeta. Para las religiones no existe una raza única en la tierra. Cada una se aferra al ideal de un solo dios, su dios, no el dios de los otros. Y como sabemos aquellos dogmas de fe han llevado a muchos iluminados a querer imponer su fe a través de la violencia.

La idea de un dios es algo intrínseco a nuestra condición humana, por milenios nadie dudaba de la existencia de un supremo o supremos creadores. Al principio de la civilización, los distintos pueblos de la humanidad desarrollaron la idea politeísta, de distintos dioses, como el dios del trueno, el dios de los mares, la luna como diosa... La humanidad creía en dioses porque estaba rodeado de fuerzas que no entendía, entonces dieron forma a dioses que hacían llover, que movían las mareas del oceano. Imaginaron en algunas culturas que la noche y el día eran dos fuerzas que luchaban y se imponían, el bien y el mal, la luz y las tinieblas. Hoy la idea de un dios sigue vigente, es un acto de FE, transmitida de padres a hijos, pero la idea ya no es absoluta, como hasta el siglo 19, hoy se duda, y cada vez hay más ateos en el mundo.

En un mundo globalizado no debería la fe seguir siendo una carga pesada para las nuevas generaciones, pero sigue siéndolo... Padres judíos que exigen a sus hijos casarse con parejas de su misma fe. Niños católicos que siguen recibiendo en los colegios catecismo, imponiendo la creencia que dios te perdonara todos los pecados que cometas si te confiesas y haces penitencia, relativizando el bien y el mal, lo ético y lo moral. Lo mismo sucede en todas las religiones, en la India los intocables siguen siendo un sector de la población más vulnerable. Y últimamente, con la irrupción de fundamentalistas hindúes en el gobierno, la beligerancia de los hindúes contra comunidades que no comparten su fe se ha exacerbado.

  • Fuente:

Déjanos tus Comentarios