Ver Estadisticas de la Evolución de COV19
Home Historia

Miercoles 16 de Septiembre del 2020

Las Leyes de Nuremberg, el sustento legal nazi para eliminar a judíos y gitanos


Hitler había manifestado en Mein Kampf sus deseos de erradicar de las faz de la tierra a los judíos. El 15 de septiembre de 1935, aquel pequeño cabo de la I guerra mundial, consiguió legalizar sus ideas racistas, con las Leyes de Nuremberg, el primer paso para el exterminio de cualquier comunidad que no fuera de la raza aria


Las Leyes de Nuremberg, el sustento legal nazi para eliminar a judíos y gitanos

Fueron la base de la legitimación de la discriminación y persecución de la población judía bajo el nacionalsocialismo: el 15 de septiembre de 1935 se promulgaron las "Leyes de Nuremberg". Como resultado de la ideología racial nazi, fueron una etapa preliminar para el asesinato sistemático de alrededor de 6 millones de judíos (y otras comunidades no consideradas arias).

A partir de 1927 se celebraron en Nuremberg los congresos de la Nationalsozialistische Deutsche Arbeiter Partei (Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán) conocida también, por sus iniciales, como la NSDAP. La fuerza y unidad del régimen se demostraría a la población con marchas masivas, banderas, antorchas y discursos de los líderes nazis. El 15 de septiembre de 1935, el Reichstag, que solo actuaba como un parlamento falso, aprobó allí leyes durante el VII Congreso del Partido del Reich en presencia de Adolf Hitler, con consecuencias de gran alcance para los ciudadanos judíos, de otras etnias, del Reich alemán: las llamadas Leyes de Nuremberg. Sellaron la degradación de los ciudadanos judíos a personas de derechos inferiores, legalizando su discriminación arbitraria y selectiva, y preparando su exterminio. La locura racial se instrumentalizó para la acción administrativa, el derecho penal para la ideología nacionalsocialista. Así se puso fin a la igualdad de los judíos en el Reich alemán garantizada por la ley en 1871.

Las leyes que se establecieron aquel día en Nuremberg, fueron tres, que pavimentaron el camino para que los nazis tomaran el control total de Alemania: el "Reichsflaggengesetz", el "Reichsbürgergesetz" y la "Ley para la protección de la sangre y el honor alemanes".

El "Reichsflaggengesetz" elevó los colores negro, blanco y rojo a los colores nacionales y la bandera de la esvástica se convirtió en la bandera nacional. La "Ley de ciudadanía del Reich" dividió a los alemanes en "ciudadanos" y "ciudadanos del Reich": sólo los miembros de "sangre alemana y afines" deberían tener derecho a los derechos políticos. Los judíos solo podían ser ciudadanos del Reich alemán, sin derechos políticos.

La tercera ley, la "Ley para la protección de la sangre y el honor alemanes". Esta llamada Ley de Protección de la Sangre convirtió los matrimonios entre judíos y "nacionales de sangre alemana" en un delito punible y estipuló el encarcelamiento o prisión a quienes violaran esta ley. Las relaciones sexuales extramatrimoniales entre judíos y no judíos también se tipificaron como delito. A los judíos también se les prohibió emplear sirvientas "arias" menores de 45 años en hogares judíos. Hasta 1940, mil 911 personas fueron condenadas únicamente por "deshonra racial". Los hombres fueron el centro del texto legal y de la acusación, con el estallido de la guerra en particular y durante la segunda mitad de la guerra se ejerció con creciente severidad hasta la pena de muerte. Pero las mujeres también fueron castigadas, por ejemplo, con la denominada custodia protectora, expatriación y deportación.



Algunos de los proyectos de ley se redactaron de la noche a la mañana y entraron en vigor apenas dos días después. Entre noviembre de 1935 y julio de 1943, se emitieron más ordenanzas de seguimiento que especificaron y ampliaron las leyes. La definición de quién debía ser considerado judío y, por lo tanto, no ciudadano del Reich fue proporcionada por los nacionalsocialistas el 14 de noviembre de 1935. Establecieron una clasificación opaca que se aplicó independientemente de si las personas se veían a sí mismas como judíos. o pertenecía a una comunidad judía. Se introdujeron categorías biologistas, ideológicas y religiosas que tenían motivaciones raciales. Dependiendo del número de abuelos totalmente judíos, las personas se convirtieron posteriormente en los llamados judíos completos, tres cuartos, la mitad y un cuarto dividido. Además, existían regulaciones especiales para 1º y 2º grado de raza mixta y para las personas que estaban categorizadas como “judíos válidos” como “medio judíos”. La arbitrariedad de estas regulaciones tuvo consecuencias fatales para muchas personas.

En su programa partidario de 1920, el NSDAP ya había pedido la exclusión de alemanes con ascendencia judía de la vida pública: "Los ciudadanos solo pueden ser los que son camaradas. Las personas solo pueden ser camaradas de sangre alemana, independientemente de su denominación. Por lo tanto, ningún judío puede ser alemán ". La implementación de esta intención política en la legislación anti judía comenzó poco después de que Hitler llegara al poder. Después de la promulgación de las Leyes de Nuremberg en 1935, el estatus legal de los judíos se vio cada vez más restringido por una gran cantidad de otras leyes y ordenanzas: casi todas las áreas de la vida pública y privada se vieron afectadas. Por ejemplo, mientras que en 1933 el 75 por ciento de los niños judíos todavía asistían a escuelas públicas, a finales de 1937 era poco menos del 40 por ciento. En 1938, los judíos alemanes habían perdido casi todos los derechos básicos antes de que la violencia se convirtiera en una característica definitoria de la política nacionalsocialista contra los judíos.


La legislación racial nacionalsocialista sirvió para preparar el asesinato de millones de personas declaradas por los nacionalsocialistas como "racialmente inferiores". El inconfundible plan de genocidio fue finalmente decidido por la dirección del partido NSDAP en la "Conferencia de Wannsee" en Berlín el 20 de enero de 1942, conocida como la "solución final a la cuestión judía": la deportación sistemática de judíos y el exterminio de todo el judaísmo. En 1939 había más de nueve millones de judíos en Europa; en 1945, solo había 3,5 millones. Alrededor de 6 millones de judíos habían perdido la vida como resultado de los asesinatos en masa de los nacionalsocialistas.

La exclusión y persecución planeadas de judíos fue el centro de la política de genocidio nacionalsocialista, pero también se discriminó a otros sectores de la población. Personas con discapacidades mentales, físicas o trastornos mentales, como también homosexuales, y otras colectividades como la gitana: todos fueron estigmatizados, perseguidos y asesinados como "extraños a la comunidad alemana". Los opositores políticos del NSDAP también fueron víctimas del terror nacionalsocialista, al igual que artistas e intelectuales críticos con el régimen.

Desde el 28 de mayo de 1938, las leyes de Nuremberg también se aplicaron en Austria, que se anexiono a Alemania en marzo de 1938, y la novena ordenanza sobre la Ley de ciudadanía del Reich del 5 de mayo de 1939 introdujo varias otras leyes antijudías en Austria. Las Leyes de Nuremberg duraron hasta la liberación del nacionalsocialismo y fueron derogadas por el Consejo de Control Aliado después de la Segunda Guerra Mundial. La ciudad de Nuremberg, cuyo nombre todavía está vinculado a las leyes raciales inhumanas, ahora se centra en actividades de derechos humanos, como la "respuesta de la ciudad de Nuremberg a los crímenes de derechos humanos decretados por el estado de esos años". En el aniversario de las Leyes de Nuremberg, ha otorgado el “Premio Internacional de Derechos Humanos” cada dos años desde 1995 y el "Premio Nuremberg para la Cultura Corporativa No Discriminatoria", también entregado cada dos años desde 2010.

 

Fuente: https://www.bpb.de/  


Déjanos tus Comentarios