La única forma de proteger la democracia es con la verdad
Home Historia

Miercoles 26 de Agosto del 2020

La batalla de Kursk: 77 Años después

Autor: Mark Edele, Universidad de Melbourne


El costo humano y material de la batalla de tanques más grande del mundo fue terrible, ya que la ventaja táctica de la Wehrmacht se vio superada por medios de destrucción superiores.


La batalla de Kursk: 77 Años después

En julio de 1943, durante un momento de respiro en medio de los intensos combates que se libraban a su alrededor, el tanquista soviético Lev Nikolaevich Malinovskii escribió desde el campo de batalla de Kursk a su hermano: “El combate de hoy duró cinco horas. Junto con nuestra artillería, quemamos y destruimos veintiún tanques alemanes".

"Trajeron la cena hasta la fila, pero estaba demasiado agotado para comer". Julio es demasiado caluroso en Rusia. En 1943 hacía cuarenta grados centígrados. Las tripulaciones de los T-34 soviéticos sudan a través de sus uniformes. “Mi túnica estaba empapada”, escribió Malinovskii.

Este año marca el 77 aniversario de la batalla de Kursk (5-16 de julio de 1943). Su clímax, la Batalla de Prokhorovka (12 de julio), se describe habitualmente como "una de las batallas de tanques más grandes de la historia militar".

Los historiadores consideran a esta batalla como el punto de inflexión: una victoria soviética que puso fin a la capacidad de la Wehrmacht para librar una guerra ofensiva en el Este. La investigación reciente es más circunspecta y destaca el desempeño sorprendentemente bueno de los alemanes, pero también la ventaja estratégica general de los soviéticos, que anuló tal superioridad táctica.

La Batalla de Kursk

Los tanques alemanes se despliegan durante la batalla de Kursk



UNA BATALLA DE ECONOMÍA
Como dijo David Stahel de UNSW en la Academia de la Fuerza de Defensa de Australia, un destacado historiador operativo de la Wehrmacht en el Este, en una entrevista hace unos años: “En última instancia, si cien tanques alemanes adicionales fueron de esta manera o de otra, ¿acaso determinaría realmente el resultado de la batalla? Yo creo que no".

Más importantes fueron los factores económicos generales, en particular la capacidad de ambas partes para producir los medios de destrucción, para desplegar hombres y máquinas de guerra en grandes cantidades.

Aquí, los soviéticos eran muy superiores a los alemanes.

Sin embargo, Kursk se convirtió en un momento importante en la narrativa oficial de la guerra soviética, que llevó al Ejército Rojo de Moscú a Stalingrado, luego a Kursk y finalmente a Berlín.

Era una parte tan icónica de la mitología de esta guerra, que incluso aquellos que no habían luchado allí pretendían interconectar su historia con aquella batalla.

“Nuestra 3ra brigada aerotransportada”, escribió el futuro director de cine, Grigorii Chukhrai, “fue trasladada a la ciudad de Slutsk, Bielorrusia. A través de las ventanillas de nuestros vagones vimos las huellas de una grandiosa batalla".

“Los cañones de las armas de los tanques destripados sobresalían de las marismas. Por todas partes había torretas quemadas y restos esparcidos en el campo. También muchos cadáveres. Nuestro tren pasó por el lugar de la reciente batalla de Kursk". Después de esta introducción, Chukhrai pasa cuatro páginas de sus memorias describiendo una batalla que él mismo no había visto.

La batalla en sí fue horrenda. Anticipándose al ataque alemán, los soviéticos se fortificaron en un complejo conjunto de trincheras y campos de minas. Se colocaron estratégicamente un gran número de cañones antitanque para hacer pedazos a los Panzer (tanques) alemanes.

La artillería de mayor alcance cubrió los accesos. La infantería yacía escondida, fumando nerviosamente y bebiendo sus "100 gramos de vodka de primera línea" en previsión de lo que vendría. Los tanques soviéticos T-34 estaban ocultos, listos para liderar el contraataque.

La trampa estaba tendida.

COSTO HUMANO
El 5 de julio, después de muchos retrasos, los alemanes finalmente atacaron: 2.730 Panzer avanzaron, incluidos los nuevos y temibles tanques Panther y Tiger.

Fueron apoyados por poco menos de un millón de hombres y 10,000 piezas de artillería, creando un infierno de metal chirriante, motores aulladores, explosiones atronadoras y gritos de hombres heridos. Los aviones arrojaron bombas y fuego de ametralladora a los defensores soviéticos. Sin embargo, a pesar de casi quince días de feroces luchas, no se logró ningún avance

El recuento final de la batalla fue espantoso. Unos 70.000 soldados del Ejército Rojo y 57.000 soldados de la Wehrmacht resultaron muertos o heridos, mientras que 1.600 tanques soviéticos y 300 alemanes fueron destruidos.

Esta discrepancia es aún más sorprendente si recordamos que las fuerzas atacantes tienden a sufrir mayores pérdidas que los defensores atrincherados. Claramente, la Wehrmacht seguía siendo la fuerza de combate superior.

Esta superioridad táctica, sin embargo, no pudo ser explotada en la guerra de desgaste que enfrentaron los alemanes. Los Panzer no lograron romper las tambaleantes defensas soviéticas.

Finalmente, Hitler retiró sus fuerzas para salvar lo que quedaba de sus tanques. Cuando los soldados del Führer retrocedieron, fueron atacados por el Ejército Rojo durante el resto del verano de 1943.

La Batalla de Kursk

Soldados Sovieticos posan ante un tanque alemán capturado durante la batalla de Kursk


NINGUNA POSIBILIDAD
Un enfrentamiento local inmensamente sangriento pero inconcluso se convirtió en una derrota estratégica de los invasores. A partir de entonces, los alemanes libraron una amarga y costosa retirada y el Ejército Rojo pronto avanzó hacia lo que la propaganda soviética llamó la "guarida de la bestia fascista". En la primavera de 1945, los soldados de Stalin tomarían Berlín y pondrían fin a la Segunda Guerra Mundial en Europa.

Los soviéticos ganaron debido a su vasta superioridad de recursos humanos y materiales. Durante la batalla de Kursk, el Ejército Rojo había enviado el doble de hombres, armas y máquinas que los alemanes.

Esta aplastante superioridad fue posible gracias a la inmensa capacidad de la economía soviética para producir tanques, armas y otros equipos estandarizados, y la capacidad del estado soviético para movilizar los enormes recursos humanos del país más grande del mundo. Ambas habilidades fueron el resultado de la movilización e industrialización estalinista de la década de 1930.

El potencial militar del estado de guerra soviético se vio reforzado por su alianza con la economía más grande del mundo; Estados Unidos envió alimentos, herramientas, radios bidireccionales y camiones, suministros que cerraron brechas cruciales en la producción soviética.

Al enfrentarse a un enemigo así, los alemanes siempre se habían engañado en su esperanza de conquistar el imperio de Stalin de forma rápida y eficaz.

La mayoría de los historiadores de hoy sostienen que el ejército de Hitler nunca tuvo una oportunidad.

Sin embargo, se necesitaron más de tres años y medio de temibles combates, un sufrimiento increíble y una destrucción sin precedentes para probar este punto.

El hombre tanque Lev Nikolaevich nunca sabría el resultado. Como otros 7,8 millones de soldados soviéticos, no vivió para ver la victoria. Fue alcanzado por las balas enemigas el 15 de diciembre de 1943 en un bombardeo de artillería en Bielorrusia.


Este articulo fue publicado originalmente en Pursuit. Leer articulo en Ingles.


Déjanos tus Comentarios