• Siganos en:
Home Editorial

524 millones de soles a Odebrecht el precio por la VERDAD

Nada en esta vida es gratis. Si queremos la verdad y acabar con una clase política corrupta es hora de saldar cuentas

Los estadounidenses tienen un refrán muy certero, en la vida no hay almuerzos gratis, si dejas que alguien te invite un almuerzo, y no es tu padre, hermano o un amigo, debes esperar que esta persona te pida algún favor. Si tu partido, llámese Apra, Fuerza Popular, PPC o cualquier otro acepto dinero de una compañía que tenía intereses económicos con el estado peruano, no podías (no es excusa la ignorancia, torpeza o ingenuidad) creer que lo hacía por altruismo. Era claramente un intento de congraciarse con tu candidato a la presidencia, llámese Alan García, Keiko Fujimori, Ollanta Humala o Lourdes Flores.

  
Por eso es de extrañar que nuestros políticos cuyos partidos fueron financiados por Odebrecht, durante los últimos 13 años, hoy con toda candidez declaren estar horrorizados por que un juez ha autorizado liberal los 524 millones de soles que el estado peruano retenía de la empresa Odebrecht por la venta de la hidroeléctrica Chaglla
 
No solo es ingenuidad de nuestros políticos, o llamaríamos hipocresía, sino un intento de manipular la información. Lo que recibirá Odebrecht será una parte de la venta de la hidroeléctrica, que fue de USD$ 1390 millones, equivalente a S/ 4620 millones de soles. Si sacamos cuentas Odebrecht solo recibirá, aproximadamente el 12% del precio final de la venta. Si, un sencillo.
  
A donde fue a parar el dinero de la hidroeléctrica de Chaglla
Más de la mitad del dinero producto de la venta, algo de US$760 millones termino en manos de los bancos y entidades financieras que invirtieron en el proyecto Chaglla en Perú, y que no cobraban desde el estallido del escándalo Odebrecht. La Corporación Financiera de Desarrollo (Cofide) es una de las entidades que pudo recuperar el dinero que presto a Odebrecht. En total COFIDE cobro $102 millones, 2 millones de los cuales por concepto de intereses y moras.
 
En efectivo el estado retuvo USD$ 630 millones de dólares, cerca de S/2079 millones de soles.

La Sunat obtuvo S/ 434 millones de soles por conceptos de impuestos que la empresa brasileña adeudaba. Ochenta millones de soles se retuvieron para el pago parcial de la reparación civil que Odebrecht acepto resarcir al estado peruano. La Procuraduría Anticorrupción recaudo S/ 25 millones de soles por en el caso de la carretera Chacas-San Luis.  Una cantidad no declarada fue a manos de los trabajadores de las empresas de Odebrecht en el Perú, pagos atrasados, compensación por despido, CTS, Seguro Social, etc. No hay que olvidar también que muchas empresas contratistas tenían órdenes judiciales para cobrar deudas que la empresa brasileña mantenía con ellas.

 
Después de estos recortes un juez ha autorizado, en el marco del acuerdo de colaboración firmado entre el Estado peruano y la constructora brasileña, que el estado peruano entregue S/524 millones de soles.

Lo Justo
¿Es justo que el estado pague a Odebrecht? Como diría el juez favorito de algunos politicos, si el mismo Cesar Hinostroza. "Puede no ser ético, ni moral, pero es legal". No nos gusta devolver dinero a empresas corruptas, es normal que no veamos esta acción como un avance en la lucha contra la corrupción. Sin embargo, como hemos señalado, Odebrecht no se está saliendo con la suya, su ganancia por aquella venta a penas alcanzara para pagar algunas de sus múltiples cuentas pendiente que tiene en Brasil y Latinoamérica.

Los S/524 millones de soles que pronto irán a las arcas brasileñas es el precio a pagar por la VERDAD, y en un país donde la corrupción no es nueva, sino una institución tan antigua como nuestra vida independiente, ese monto es muy bajo para lo que significara en el futuro aquellas delaciones. Odebrecht solo nos abrió los ojos, nos mostró la podredumbre de nuestra clase política. Nuestra generación es afortunada al ver como ex presidentes van a la cárcel o prefieren suicidarse antes que limpiar su honor. La generación de nuestros padres, los que vivieron en épocas donde los militares imponían su ley, como Odria, Velazco, Benavides, Sánchez Cerro y también civiles como Leguía, Prado o Fujimori, tenían la percepción de que la corrupción era algo inevitable, un costo para que el país avance, pero desconocían la magnitud, y como afectaba a nuestro desarrollo.

Después del caso Odebrecht el Perú no puede ser el mismo, es un precedente que debe dejar huella en nuestra vida política y social. Los politicos ya saben que cuando se trata de dinero, la misma empresa que los coimeo cantará, dará nombres, fechas y montos si por aquella traición consigue salvar en algo su patrimonio.

Tomar el poder
Hemos conseguido lo que ningún otro país ha logrado, que haya cientos de involucrados en la cárcel, o investigados por cobrar coimas usando su condición de funcionarios públicos del estado peruano. Un gran paso ha sido cerrar el congreso que hasta su disolución mantenía su negativa para que la fiscalía investigara a magistrados, fiscales y jueces involucrados con bandas criminales, y en contubernios politicos para tomar el poder con maniobras legales.
La vacancia a PPK, era el primer paso de un plan para que en el preciso momento destituir al presidente en funciones, Vizcarra, y propiciar la renuncia de Mercedes Aráoz, consiguiendo de esta forma que el poder ejecutivo quedase en manos del congreso. Desde su posición dominante harían las maniobras precisas para insertar en las instituciones del estado a gente de su entorno, como el JNE, ONPE, el ministerio público, la Contraloría, el Tribunal Constitucional. Una vez controlando las instituciones del estado, convocarían a elecciones que consideraban ganaría Keiko Fujimori.

Nos salvamos
Lo que impidió que sus planes se materializaran fue el trabajo de una fiscal, un juez y policías honestos que investigaron a delincuentes ligados a jueces del Callao. Cuando la investigación fue descubierta por la mafia del Callao, antes de que todo se perdiera, alguien filtro a los medios los audios. Aquí hay que anotar, que los audios fueron remitidos a varios medios de comunicación, que los ignoraron a propósito. Fue solo el IDL quienes los publican en su web, permitiendo que todo el Perú y el mundo conozca el grado de corrupción que tenía el poder judicial del Callao, y los lazos que mantenía con la clase política.
 
Ahora volvemos a hacernos la pregunta. ¿Qué ganamos honrando el acuerdo con Odebrecht? La respuesta es limpiar la casa, y refundar la república. Que el nuevo congreso cambie el sistema político y de justicia peruano, que lo modernice, y elimine cualquier mecanismo que permite a un juez o fiscal ejercer actividades poco éticas o morales, pero amparadas por la ley.

Déjanos tus Comentarios