Ver Estadisticas de la Evolución de COV19
Home Economía

Miercoles 22 de Enero del 2020

La Descentralización en América Latina Perú y México el modelo a no seguir


La des centralización en el Perú fracaso porque el estado peruano abandono a las regiones a su suerte, que fueron absorbidas por políticos corruptos que robaron la mayor parte de los recursos económicos generados en el boom minero


La Descentralización en América Latina Perú y México el modelo a no seguir

Una tendencia silenciosa, capaz de trasformar radicalmente las políticas y la economía a largo plazo, se está imponiendo en América Latina, varios países están adoptando medidas ambiciosas para descentralizar aún más sus gobiernos.
 
Bajo el lema "Más Brasil, menos Brasilia", el Congreso brasileño está debatiendo una enmienda constitucional para un nuevo "pacto federativo" centrado en la regionalización fiscal, que incluye una transferencia masiva de fondos a los estados y municipios durante 15 años.
 
En octubre, los chilenos elegirán directamente a los gobernadores por primera vez y la descentralización probablemente será un tema clave en las negociaciones sobre una nueva constitución.
 
Mientras tanto, el recién elegido presidente argentino, Alberto Fernández, promete transferir agencias federales al interior del país entre otras políticas para implementar una verdadera "democracia federal".
 
Bajo su nueva Ley de Regiones, Colombia comenzará, en dos o más departamentos, a instaurar entidades administrativas subnacionales, que planificarán y ejecutarán políticas para promover el desarrollo a nivel regional.
 
¿El fin del centralismo?
Las demandas de una mayor eficiencia del gobierno están impulsando esta transferencia regional de poder y recursos a los formuladores de políticas locales, en lugar de nacionales. Las capitales nacionales siguen siendo demasiado poderosas, mientras que las autoridades locales son las responsables de prestar la mayoría de los servicios públicos, desde la atención médica y la educación hasta la seguridad y el transporte. Además, en medio de niveles preocupantes de insatisfacción con la democracia, la capacidad de respuesta de los responsables políticos más cercanos a los ciudadanos es más importante que nunca.
 
Pero si bien los beneficios de la descentralización son evidentes, no deberían eclipsar un gran riesgo latente: el aumento de la corrupción. América Latina ha estado experimentando con la descentralización desde la década de 1990, cuando la democracia proliferaba en la región. Los países que experimentan esta nueva ola de descentralización se beneficiarían de ver lo que salió mal antes. En algunos casos, la reasignación de poderes y recursos abrumaba a los gobiernos regionales, alimentaba la cleptocracia local, reducía la transparencia y no mejoraba la eficiencia en absoluto.
  
Perú un modelo frustrado por la corrupción
Perú, por ejemplo, ofrece una lección crítica sobre cómo el arrojar dinero a los gobiernos regionales, sin invertir mucho en la creación de instituciones, puede hacer que la corrupción se salga de control.
 
Con el fin del fujimorismo , el estado peruano se embarcó en un proceso de descentralización basado en la transferencia de ingresos fiscales y varias atribuciones regulatorias de Lima a los gobiernos locales. Un cambio crítico fue el llamado canon minero, una parte de los impuestos sobre la minería que van a las autoridades locales donde se extrajeron los recursos. Fue una política bien intencionada para impulsar el desarrollo en las comunidades que enfrentan el costo socioeconómico y ambiental de la industria minera del Perú. En 2001, el impuesto minero para los gobiernos locales pasó abruptamente del 20% al 50%.
 
Con el auge de los precios de los productos básicos de la década de 2000 y principios de 2010, algunos departamentos comenzaron a recibir una ganancia inesperada monumental. En el caso de Áncash, una región pobre donde se encuentra una gran parte de la producción de cobre y zinc de Perú, el canon minero comenzó a representar casi el 70% de sus ingresos fiscales totales. Y la consecuencia no fue exactamente un aumento en las inversiones en educación o atención médica, sino niveles obscenos de corrupción.
 
Todos los gobernadores electos de Áncash de 2006 a 2017 fueron encarcelados por corrupción y, hasta el momento 17 alcaldes provinciales y distritales de la región estaban bajo investigación.
Áncash es el departamento que más se benefició del canon minero y el que tiene el mayor número de funcionarios que enfrentan acusaciones de corrupción. De enero a agosto de 2019,  se investigaron 431 funcionarios de Áncash, 100 casos más que en Lima, a pesar de tener casi una décima parte de la población. "La región con los mayores casos de corrupción (en el Perú) es Áncash, precisamente porque la minería ofrece beneficios que son malversados", dijo Omar Tello, uno de los principales fiscales anticorrupción de Perú.
 
Mexico un coctel explosivo 
Una tragedia similar dio forma a la descentralización del gobierno en México, en parte causada por una profunda falta de supervisión de las autoridades estatales. El auge de las elecciones competitivas a fines de la década de 1990 y la llegada por primera vez de un líder del PAN a la presidencia en 2000 puso fin a la hegemonía histórica del PRI. El nuevo equilibrio de poder condujo a la relajación de la relación altamente centralizada entre los estados y la Ciudad de México. En ese momento, 25 de los 32 gobernadores de México eran del PRI y no aceptarían órdenes de un panista. Por otro lado, Fox creía que la descentralización era crucial para modernizar México.
 
En la práctica, la descentralización en México condujo a una mezcla combustible. Menos dependientes de la Ciudad de México, los gobernadores comenzaron a ejercer un poder casi sin control sobre sus estados: la prensa los apodó los "virreyes". Mientras tanto, las transferencias de fondos de impuestos federales a los estados aumentaron más de 20 veces desde mediados de la década de 1990 hasta mediados de la década de 2010. La opacidad, combinada con un aumento en los ingresos, condujo a un aumento de la corrupción.
 
Según el Instituto Mexicano para la Competitividad, más de 41 gobernadores enfrentaron acusaciones de corrupción entre 2000 y 2013. Pero la crisis realmente explotó durante los años de Enrique Peña Nieto (2012-2018), cuando México pasó por una serie de escándalos que involucraron a 11 gobernadores, incluido el infame caso de Javier Duarte, de Veracruz, arrestado en Guatemala después de malversación de varios millones de dólares mientras la violencia del cartel estaba devastando su estado.
 
 
La descentralización necesaria
Por supuesto, los casos de Perú y México no deberían servir como argumento contra el nuevo impulso de América Latina para la descentralización. En cambio, pueden ofrecer a Brasil, Chile, Argentina, Colombia y otras ideas políticas sobre cómo mitigar los riesgos involucrados. Una lección clave es que la descentralización fiscal, sin un programa ambicioso para desarrollar la capacidad institucional y humana a nivel local, tiende a terminar mal. Otra es que estos cambios administrativos exigen nuevos mecanismos de rendición de cuentas, o los países terminarán con administraciones regionales opacas dominadas por la impunidad.
 
América Latina se encuentra ahora en una mejor posición para enfrentar este desafío. En la mayoría de los países, la democracia y el estado de derecho son más fuertes que en la década de 1990 y principios de 2000. Y los gobiernos tienen acceso a nuevas herramientas tecnológicas, desde big data hasta aprendizaje a distancia, para promover la transparencia, capacitar a los funcionarios públicos y fortalecer las instituciones fuera de las capitales nacionales. Sin embargo, la pregunta fundamental es política: ¿pueden los líderes, en todos los niveles de gobierno, comprender y actuar para reducir los riesgos?

Fuente Original: https://www.americasquarterly.org/node/10785 


Déjanos tus Comentarios


Más Vistos en Economía

Últimas Publicaciones