• Siganos en:
Home Economía

La Carne Artificial ha llegado para quedarse

La carrera por industrializar la carne artificial ha arrancado hace unos pocos años. En laboratorios de China, Estados Unidos, Gran Bretaña y muchos otros países, ya han sido capaces de producir carne artificial. Dejo de ser una teoría, para convertirse en una realidad.

 

Ahora las grandes empresas están en la etapa de conseguir que los precios de esta carne artificial se reduzcan. Comerse una hamburguesa con carne artificial cuesta 4 veces más que una hamburguesa hecha en Burger King, allí el detalle que impide la producción industrial de carne artificial.
El 16 de octubre la empresa china Jinzi Ham Co., Ltd. Especializada en la producción de carne, hizo el lanzamiento de nuevos productos de carne vegetal. Antes de que el nuevo producto saliera al mercado, el precio de las acciones de la compañía aumentó una y otra vez.  No es la única en China. Según los expertos de la industria, hay más de 1,000 compañías relacionadas con la "carne artificial". Aún muchas de estas empresas están en fase de buscar inversores para alcanzar un producto que tenga el sabor, la textura y un precio menor que la carne animal. 


Un gran negocio 
La carne artificial puede convertirse en la gran industria del siglo 21, no solo una tendencia pasajera en este boom de alimentos saludables que recorre el mundo. ​Algunos analistas esperan que el mercado de carne artificial explote, y que la cuota de mercado global de carne artificial aumente a 140 mil millones de dólares en los próximos 10 años. Solo será un negocio cuando producir carne artificial sea más barato que la producción tradicional.
Los grandes animadores del fin de consumo de carne animal han sido los vegetarianos, pero aun el número de vegetarianos es mínimo. No hay suficientes consumidores de productos de carne artificial. Ante eso, los productores están buscando convencer a los carnívoros, los que disfrutan de un buen bife a la parrilla o un pollo frito, de que no perderán el sabor, sino más bien podrán olvidarse de la amenaza del colesterol alto y desatar sus apetitos carnívoros sin culpa.
"Sabe bien, y el sabor es muy similar al de la carne de res", ha manifestado un periodista invitado a la presentación de platos en base a carne artificial de la compañía china The Golden Ham Company. Ese mismo día 1000 tortas de carne en stock se habían agotado. La edad promedio de quienes no ven con malos ojos el consumo de carne artificial son los menores de 30 años, preocupados por el medio ambiente y que han desarrollado una conciencia animalista.

El gigante mundial de comida rápida McDonald´s lanzó hace poco una hamburguesa de carne artificial, desarrollada en base a vegetales, en Canadá. A nivel mundial, varios gigantes de la comida rápida, incluidos KFC, Burger King y otros, también han probado productos de carne artificial.
Zhang Jiayin, CEO de McDonald´s China, comento que el término “carne artificial" no es el apropiado, más bien debería ser "proteína vegetal". Según su punto de vista, la proteína vegetal no es claramente una opción más saludable que la proteína de carne. Además, señaló que, aunque existe la opinión de que el uso de proteína vegetal reducirá la cantidad de animales que se sacrifican cada año, y permitirá en muchos casos mantener el ecosistema de algunos lugares donde la sobre explotación ganadera ha destruido el medio ambiente, también su producción puede llevar a un nuevo peligro ecológico. Para producir carne artificial sera necesario extender el cultivo de algunas especies vegetales.

Que es la Carne Artificial
Según los expertos, la "carne artificial" se puede dividir en dos categorías: carne vegetal y carne de cultivo. La primera se basa en proteínas vegetales y otras materias primas, sintetiza análogos de carne artificialmente. La segunda se cultiva con células madre animales. “Para eso es necesario tomar una muestra del tejido de un animal, aislar las células madre para cultivar otras nuevas y después ponerlas en un biorreactor. De esta forma pueden expandirse de forma masiva”, explica el estudiante de posgrado Nick Shorten, de la Universidad de Aberystwyth, en Gales. "Así el cerdo todavía está vivo y feliz, a la vez que puedes conseguir mucho tocino", bromea Shorten.
 "La idea es esencialmente, en lugar de alimentar a una vaca con pasto y luego comer la carne, ¿por qué no dar de comer hierba a nuestras células cultivadas?", comenta Scott Allan, un estudiante de posgrado en ingeniería química.

Que sucederá en Latinoamérica
Países como Argentina, Brasil o Uruguay, son algunos de los mayores exportadores de carne del mundo. ¿Qué sucederá en el futuro si los grandes mercados que compran carne sudamericana producen su propia carne? Es una amenaza real, el rublo de exportaciones cárnicas es muy importante en la balanza comercial de algunos países como Argentina, y un generador muy importante de empleos directos e indirectos. Los países de Suramérica tienen una ventaja natural, inmensas áreas de pastoreo para alimentar a millones de cabezas de ganado vacuno, abundante agua y tierras donde instalar súper granjas avícolas y porcinas. Todas esas ventajas que reducen los costos de producción permite por ahora mantener una ventaja económica sobre la carne artificial, los costos de importar carne todavía son bajos para mercados como China o Europa. También, como hemos mencionado, mientras la carne artificial no tenga el mismo sabor, textura y nutrientes que la carne animal no corre peligro el cuasi monopolio sudamericano. Sin embargo, deberían los países exportadores de carne crear un organismo que investigue y desarrolle el proceso de fabricar carne artificial. Si en el futuro se reducirá el consumo de carne animal, no se necesitarán sacrificar millones de animales para el consumo, y solo será necesario mantener un número limitado de animales en granjas especiales para usar sus células madre para producir carne artificial, ese puede ser el gran negocio del futuro, y debemos entrar a la carrera unidos.

 

 

Déjanos tus Comentarios