• Siganos en:
Home Chile

Los Cabildos renacen en Chile en busca de soluciones

Los Cabildos han vuelto. En horas de turbulencia se necesita escuchar a la gente para gestionar el destinos de nuestras naciones. En Chile hay cientos de reuniones, Cabildos abiertos, donde se debate las causas y soluciones de los disturbios actuales. Hoy en toda latinoamerica los cabildos es una alternativa ante el desprestigio de nuestros políticos y del sistema actual. Es hora de refundar nuestras naciones, sin colores ideológicos.

A la sombra moteada del Parque Almagro de Santiago, cientos de chilenos se sentaron inmersos en una conversación, reflexionando sobre el pasado, el presente y el futuro de su país.
 
A medida que continúan las huelgas y las protestas en todo el país, decenas de miles de personas han asistido a reuniones espontáneas del ayuntamiento para buscar la salida de más de un mes de disturbios políticos a veces violentos.
"Estas últimas semanas han sido física y emocionalmente agotadoras", dijo Florencia Olivares, de 27 años. "Hemos estado protestando todos los días, asfixiados por los gases lacrimógenos y sin saber cómo podría terminar esto, pero ver a la gente reunirse para discutir un futuro mejor me da esperanza. . "
Mientras el presidente Sebastián Piñera duda entre los intentos de conciliación y las promesas de nuevas medidas represivas, muchos chilenos han dejado de esperar a que el gobierno ofrezca soluciones, y en su lugar se encargan de abordar las causas de la crisis.
 
Los eventos auto organizados, conocidos como cabildos, se han celebrado en todo el país, e incluso se han organizado en lugares tan lejanos como el Reino Unido, Australia y Canadá. 
En la reunión reciente en el Parque Almagro, el murmullo de las conversaciones solo provocó una lluvia de silbidos y burlas dirigidas a una camioneta policial que pasaba, cubierta de pintura y salpicada de hendiduras de enfrentamientos anteriores.
Según los organizadores, este evento se llevó a cabo para mantener los asuntos ambientales en la agenda después de la cancelación de la cumbre del cambio climático COP25 que debía tener lugar en Santiago.
La cumbre mundial sobre el clima y la reunión del APEC, que debía celebrarse esta semana, fueron canceladas mientras el gobierno luchaba por contener los disturbios sociales que se han cobrado más de 20 vidas, según las últimas cifras del instituto de derechos humanos de Chile.
 
Las protestas en cifras

Un total de 5,696 personas han sido detenidas en los disturbios y 2,009 hospitalizadas, más de la mitad de las cuales resultaron heridas por armas de fuego. El instituto también está compilando 283 casos legales relacionados con denuncias de homicidio, tortura y violencia sexual contra la policía y el ejército.
 
Los chilenos no violentos buscan una solución

Pero a medida que continúa la violencia, más de 15,000 personas han asistido a 450 cabildos en todo Chile, según Unidad Social, una alianza nacional de 115 sindicatos y otros grupos de la sociedad civil que ha estado proporcionando pautas para los cabildos y registrando los resultados.
Casi todos los grupos sociales, profesiones y disciplinas académicas han organizado cabildos dirigidos a áreas específicas de reforma. Un evento organizado por Colo-Colo, uno de los clubes de fútbol más grandes de Chile, atrajo a 1,500 personas a su estadio Monumental en la capital.
  
"Cualquiera puede organizar un cabildo, independientemente de su política, religión o grupo social", dice Camilo Mansilla, quien forma parte del comité organizativo de Unidad Social.

 
"El legado de la dictadura de Pinochet y los gobiernos posteriores fue crear una clase política que no ha podido responder a nuestras demandas, por lo que nos estamos organizando para recuperar la soberanía sobre nuestras comunidades y territorio", añadió Mansilla.
Las conclusiones de las reuniones no son vinculantes, pero un equipo de la Unidad Social está analizando las propuestas de cada cabildo, y hasta ahora, la demanda más común es que una asamblea constitucional redacte una nueva constitución.
  
Cambiemos la Constitución.
Una encuesta reciente mostró que el 78% de los encuestados estaban a favor de una nueva constitución, mientras que los políticos de todo el espectro se manifestaron a favor de la reforma, que requeriría dos tercios tanto del congreso como del Senado.
La constitución actual de Chile fue confeccionada por los asesores de confianza del dictador Augusto Pinochet y ratificada por un cuestionable referéndum de 1980.
 
Aunque ha sido reformado varias veces, todavía hace mucho hincapié en la propiedad privada pero no menciona la protección del medio ambiente, ni consagra el derecho al agua o la vivienda, por lo que es un objetivo simbólico para los manifestantes que buscan abordar el modelo neoliberal en su núcleo.
En la madrugada del viernes 15 de noviembre el presidente del Senado, Jaime Quintana, ha informado de que en abril 2020 Chile celebrará un plebiscito para decidir si los ciudadanos quieren cambiar la carta fundamental de 1980. "Somos responsables de muchas de las injusticias, inequidades y de los abusos que los chilenos nos han señalado", ha indicado Quintana.
 
"Necesitamos reemplazar la constitución y la gente quiere jugar un papel activo, pero no podemos hacerlo sin una asamblea constitucional", dijo Olivares. "Si queremos ver un cambio real, es ahora o nunca".

Déjanos tus Comentarios